15 de junio de 2016

Escasú en su primer centenario de ser Villa

Pulse sobre la imágenes para verlas más grandes

Calle de Escazú centro. Teodorico Quirós, Óleo 1936


Artículo principal - Edición No. 320 - Junio de 2016

Tomado del diario La Nueva Prensa
8 de noviembre de 1924

La Nueva Prensa, diario nacional por excelencia, cuyas campañas por el mejoramiento de todos los pueblos de la República han dado siempre óptimos frutos, dedica hoy su homenaje al progresista pueblo de Escasú, que cumple el próximo lunes 11 de noviembre el centenario de haber sido declarada Villa por el Congreso Nacional.

Esperemos que nuestros lectores, especialmente los que son vecinos de Escasú tomen muy en cuenta nuestra labor desinteresada.

El cantón de Escasú, situado al oeste de la ciudad de San José, está asentado sobre una montaña, causa principal de su riqueza más perdurable y tiene la ventaja de poseer todos los climas y todas las situaciones topográficas, lo que le permite cultivar infinidad de productos.

La cabecera del cantón reposa en un descanso de la montaña, mientras algunos de sus caseríos están como atalayas sobre la sierra.

Posee varios ríos que la fertilizan y la limitan a un tiempo y que son río Convento, río de la Cruz, río Herrera y río San Rafael y una carretera que la comunica con San José, Santa Ana, etc.

Su clima es diverso, templado en la cabecera, frío en San Antonio y cálido en San Rafael y en general uno de los más sanos de la República. Tiene 35 km² de extensión territorial.

Agricultura, industria y autoridades del cantón

Como antes dijimos, su situación topográfica le permite toda clase de cultivos, pero los principales son maderas, caña de azúcar, café, arroz y cereales en general.

Asimismo tiene tres grandes aserraderos y más de 50 trapiches, la mayoría movidos por fuerza animal y algunos por fuerza motriz.

Las cosechas de café y arroz el año pasado fueron, en números redondos, de 1000 kilos de la primera y 500 kilos de la segunda. Esto puede dar una idea de su importancia agrícola.

Actualmente cuenta con una población de 6000 habitantes, con un promedio de 20 por ciento de nacimientos y 5 por ciento de mortalidad.

La índole de sus habitantes es buena; son de carácter jovial y franco tanto como trabajadores; gustan mucho del comercio y esto, junto con su riqueza agrícola, hace que la mayoría sea gente acomodada y que la pobreza no abunde. Y sobre todo son amantes del terreno y celosos de su fama.

El Jefe Político actual es don Alfredo Portuguéz, persona seria y honorable que administra justicia rectamente.

Integran la Municipalidad los señores don Alberto Fuentes, don Jeremías Roldán y don Jesús Cabrera, dignos vecinos, valiosísimos elementos con que cuenta la ciudad. La Municipalidad y las autoridades locales marchan en común acuerdo.

La Junta de Educación está formada por don Marino Protti, don Francisco Fernández, don Rubén Zúñiga y don Sétimo Moya.

Tanto la Municipalidad como la Junta de Educación están en excelente pie económico y siendo las escuelas del lugar propiedad de la última; en la Escuela Central hay instalado un salón teatro propiedad también de la Junta de Educación, en el que se dan todos los jueves lecciones científicas por medio del cinematógrafo a los niños.

Las escuelas y la Iglesia

La central ocupa un amplio local a la par de la plaza; director de ella es el Prof. don Benjamín Herrera quien desempeña el puesto con todo acierto desde hace siete años; está ayudado por cuatro maestros. En las otras hay 10 maestros.

A las escuelas concurren diariamente 650 alumnos por término medio, 150 en la del centro y el resto en los demás distritos.

La Iglesia tiene una hermosa construcción, quedó dañadísima por los terremotos de marzo último y de la que actualmente es cura párroco el Presbítero don Leoncio Piedra, quien sirve la parroquia hace cinco años y trabaja con empeño por reconstruirla actualmente. Allega fondos con ese objeto.

Escasuceños distinguidos

Escasú ha sido fecundo en hombres inteligentes y amantes del estudio que se han distinguido en todos los ramos del saber humano. Sería imposible dar una lista completa de todos los hombres que nacieron en Escasú y se distinguieron en la República, pero vamos a hacer mención de aquellos que nuestra memoria no ha olvidado.

Entre los sacerdotes destaca la labor de los Pbros. Manuel, Miguel y Luis Hidalgo, este último rector del Seminario actualmente; Darío y Matías Zúñiga, Joaquín Quesada, canónigo, Felipe Vargas, Padre Jacinto Chaves, escultor, músico, lingüista, pintor, matemático, profesor de filosofía y otras asignaturas en los seminarios de Popayán, Santa Rosa y San Salvador, Padre Francisco Roldán, Jesuita actualmente en Panamá, pintor de fama. Adolescente aún pintó varios cuadros en el templo de Escasú que causan admiración por la precocidad que revelan en su autor; hijo de don Jesús Roldán y doña Mercedes Guillén quienes figuraron en la política de su tiempo; Pbros. Jafet Jiménez, cura de Alajuela y Rubén Fernández, cura de San Isidro de Coronado.

Don Marcos Zúñiga, fundador de la escuela de obstetricia; don Andrés Zúñiga, actualmente Inspector General de Enseñanza en León (Nicaragua), don José María Vargas, abogado distinguido; Sor Margarita Herrera y Sor Lola Fernández, hermanas de Caridad y Sor Elia Cahdes, monja de Sión.

Un extranjero progresista

El cantón de Escasú debe indudablemente, honor a un extranjero que hizo de ese lugar su segunda patria y que empujó hacia el progreso muchas fuerzas vivas que estaban estancadas. Nos referimos a don Eduardo Protti, fallecido ya, natural de Ostiglia, provincia de Mantua (Italia) y quien residió por espacio de 30 años en Escasú.

El señor Protti se casó el 2 de febrero de 1891 con Elodia Marchesi y juntos embarcaron para Costa Rica el 26 del mismo mes. Llegado aquí, trabajó en la panadería de Osvaldo Odio tres años y después fijó su residencia en Escasú en donde se estableció con una panadería. Poco a poco ensanchó sus negocios; estableció una trilladora de arroz, un trapiche, un molino de trigo, una secadora de café, aserraderos, etc., manejados por fuerza motriz. Últimamente sus hijos establecieron la empresa de camiones de Escasú a San José.

El señor Protti murió el 4 de diciembre de 1920 y fue generalmente sentido y llorado por todos los escasuceños que veían en él un padre, dejando descendencia de siete hijos que son Mariano, Emmanuelle, Olga, Alice, Elena, Luis y Eduardo, los cuatro primeros casados hoy día.

Vecinos de progreso

Nos referimos en primer lugar, por haber fallecido ya, a don Luis Roldán Capuro; nació en Escasú el 23 de octubre de 1877, siendo sus padres don José Luis Roldán González y doña Guadalupe Capuro Umaña; se hizo cargo muy joven de la oficina telegráfica y lo desempeñó por espacio de 28 años, además de algunos otros cargos en los que puso de manifiesto su intachable conducta, su hombría de bien y su clara inteligencia. Murió el 12 de julio del año en curso.

En matrimonio con doña María Roldán Hidalgo nacieron sus hijos José Luis, administrador de Correos y Telégrafos de Escasú y agente de “La Nueva Prensa” en ese lugar; Jacinto, Justina, María Luisa, Luzmilda, Jesús, Ermirda, Amancio, Francisco, Marina, María Isabel, Jesús, Rosario, Margarita, Claudio y Jorge (fallecido). El señor Roldán fue llorado por todos aquellos que lo conocían y a su muerte dejó un vacío difícil de llenar.

Otros vecinos progresistas son don Napoleón Chinchilla, don Procopio Aguilar, don Alfredo Guerrero, don Otoniel Brenes, los hermanos Protti, don Rafael Lizano, don Noé Jiménez, hermanos Roldán, don Joaquín Aguilar, don Francisco Hidalgo, don Eulogio Bermúdez, don Francisco Jiménez, hermanos Ramírez, don Miguel Zúñiga, don Víctor Ruíz, don Nicolás Macís y tantos otros imposibles de contener en estas líneas.

Un periódico local

Escasú dio su aportación a la Prensa Nacional con un periódico llamado “Amigo del Pueblo”, tiró 23 números ese semanario y pudo vivir ese tiempo perdiendo dinero sus dueños. Gracias a la campaña que hizo se construyó la carretera.

Para terminar este trabajo sobre Escasú, hecho a la ligera, vamos a referirnos a una cosa que no podía faltar, y explicar a los lectores un enigma que se habrán propuesto muchas veces.

Nota: En esa época Escazú se escribía con “S”, por lo que se respeta la ortografía original

En 1924 la Iglesia de Escazú no tenía su torre de ladrillos debido a que se dañó seriamente como consecuencia de los fuertes temblores de marzo de ese año. 
Foto cortesía de Andrés Fernández


Ver edición impresa virtual



Artículos relacionados:



1 comentario:

Anónimo dijo...

Se escribe Escazú...

« Página de inicio